Tratamientos para la artritis: Todo natural!

La artritis es un proceso inflamatorio que afecta a una o varias articulaciones, mostrándose las zonas afectadas hichadas, dolorosas y ligeramente enrojecidas. La inflamación puede ser consecuencia de un golpe en la articulación o bien de un proceso de “autoagresión”, como es el caso de la artritis reumatoide (nuestros propios anticuerpos, por una serie de causas que desconocemos, lesionan periódicamente una o varias articulaciones).

Para inflamaciones, artritis reumatoide y gota: Infusión de piña con avena y jengibre.

Ingredientes: Cáscara de media piña, dos cucharadas soperas de avena en copos, una ramita de canela, jengibre fresco (un trocito), unas bayitas de enebro (15 gramos).

Elaboración y empleo: Limpie la cáscara de la piña de manera que se quede sin nada de la pulpa. Cueza los ingredientes en un litro y medio de agua. Una vez hervido el contenido durante media hora deje enfriar y cuele el agua. El liquido queda listo para tomar durante todo el día.

Recuerde que: muchas personas que habitualmente tienen un anillo de oro, siempre en el mismo dedo, casi nunca presentan artritis de carácter reumatoide en esa zona.

Recuerda que Salud es Belleza!

Bibliografía: La botica de Txumari. Txumari Alfaro. Mayo 2000

Tratamientos Caseros para las ampollas en la piel o los pies

Pies sanos sin ampollas

Pies sanos sin ampollas

Las ampollas son el resultado de una agresión directa sobre la piel por efecto del roce (calzado, cinturones, tiras del sujetador), contacto con productos químicos (sobre todo los de limpieza y en particular los cáusticos) o elementos que se encuentran muy calientes (aceite hirviendo, metales incandescentes o al rojo. En estos casos siempre hay una parte de la piel que se ha destruido y, para protegerla, la sangre “la baña” de suero, el líquido transparente que contiene la ampolla. Hasta que se cura la zona lesionada hay un gran riesgo de infección, por eso hemos de procurar acelerar su curación en las mejores condiciones.

A continuación un remedio casero para aliviar las ampollas y rozaduras

Ingredientes: Un pedazo de la tela interna de la cáscara de huevo.

Elaboración y empleo: Tanto para las ampollas como para las rozaduras e incluso para las heridas que cicatrizan mal, encontrará un gran alivio a la hora de tratarlas en la tela que cubre por dentro la cáscara de huevo. Basta con extraer un pedazo de esta tela (equivalente a la superficie de la piel lesionada) y colocarla, todos los días, sobre la herida. Además de acelerar su curación, la protege, evitando la infección.

Recuerde que: Antes de extraer la tela, el huevo debe lavarse “a conciencia” y no hay que calentarlo, ya que de lo contrario destruimos muchas de las proteínas que encontramos en la tela de cáscara de huevo.

Además: Nunca debemos reventar las ampollas ya que estaríamos ayudando a los gérmenes para que penetren en su interior y puedan reproducirse con facilidad infectando la herida. Para extraer el  líquido sin quitar o romper la ampolla podemos utilizar una aguja esterilizada atravesándola de lado a lado.

Recuerda que Salud es Belleza!

Bibliografía: La botica de Txumari. Txumari Alfaro. Mayo 2000

Antiinflamatorios naturales y caseros

antiinflamatorio

remedios caseros y naturales para el dolor

Tanto el dolor como la inflamación son alteraciones de la salud que nos afectan con cierta frecuencia a cualquier edad, razón por la cual debemos tener a nuestra disposición remedios diversos para combatirlos y eliminarlos. Muchas veces van unidos, ya que la inflamación de un tejido suele irritar las terminales nerviosas próximas y por ello produce dolor ( heridas contaminadas, gastritis, faringitis…) En cualquier caso, son situaciones a tratar de la forma más eficaz posible, ya que de lo contrario pueden traer consigo numerosas complicaciones.

A continuación algunos analgésicos y antiinflamatorios naturales:

Ingredientes: Hojas de sauce.

Elaboración y empleo: las infusiones de esta planta presentan un notable poder analgésico (contiene salicina, parecida al ácido acetilsalicílico de la aspirina), en particular para hacer frente a dolores articulares, reumáticos e incluso es útil frente a la fiebre. Puede utilizarse en forma de infusión para beber o para realizar compresas sobre la zona lesionada con la ayuda de una gasa.

Ingredientes: Hojas y flores secas de manzanilla.

Elaboración y empleo: Tomada en infusión, la manzanilla es un buen analgésico para los dolores en general y particularmente para los dolores de cabeza y algunas neuralgias o irritaciones de los nervios. También la infusión puede utilizarse sobre la piel para tratar lesiones locales (posee cierto efecto antiséptico, contra los gérmenes). Su aceite esencial usado en fricciones resulta muy útil en el caso de dolor de espalda, torticulis y dolores reumáticos.

Recuerde que: Para reducir las inflamaciones que se presentan en la piel y zonas próximas tenemos un gran aliado en el agua, particularmente en el agua templada con sal que aplicaremos sobre las articulaciones, músculos con la ayuda de gasa o paños limpios.

Importante: Antes de eliminar un dolor conviene conocer sus características y, cuando menos, prever un posible origen (cabeza, estómago, contractura muscular, etc.), pues aunque eliminemos el dolor siempre hay que consultar con el médico acerca del “trasfondo” que lo ha provocado.

Recuerda que Salud es Belleza!

Bibliografía: La botica de Txumari. Txumari Alfaro. Mayo 2000